La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>       Colaboraciones >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

LA MEJOR PLAZA DEL MUNDO…

 

Por Rafael Vegas.

Del Círculo Cultural Taurino Puerta Grande

 

En estas fechas, cuando estamos llegando al final de otra tediosa y aburrida temporada taurina, siendo como es, temporada de renovación en la explotación de la Plaza de las Ventas, los rumores se disparan.

Nuestros gobernantes, que gentilmente ceden unos ingresos económicos fáciles y seguros, pues tal y como está el circo taurino montado actual­mente es fácil asegurar los orondos beneficios en esta plaza no así en el resto de las plazas del país-, están trabajando inquinamente para deducir no solo quién gestionará mejor sus intereses, sino quién les tendrá mejor atendidos en todo momento.

No estaría de más que un día se plantearan es­tos gestores públicos, elegidos por el pueblo para gestionar sus intereses, que es una desfachatez mantener una plaza como la de las Ventas en el estado que la tienen, cuando ella sola genera suficiente beneficio como para poder estar conserva­da como el monumento que es y está reconocido.

Si malo es el estado de conservación de la misma, peor es la incomodidad que se sufre durante el tiempo que se debe permanecer en ella, y denigrante es la infraestructura que rodea los aledaños de la misma (cosa que ellos nunca tendrán en cuenta ya que llegan directamente al callejón con sus acompañantes de confianza). A pesar de que todo lo anterior es grave, mucho más grave es que nadie por el momento está teniendo en cuenta que no se cumplen las normativas vigentes en lo referente a evacuación y seguridad, pero como no les importa nada, ni tienen en cuenta el beneficio de los usuarios, sino solamente el propio, cierran algunas vías de evacuación para así fomentar el peligro, molestias y apelotonamientos; seguramente pensarán que poco a poco la gente se irá cansando y dejará de asistir a los te­diosos espectáculos que en ella se repiten tarde tras tarde.

Como bien saben los aficionados y los que tienen unos mínimos conocimientos del orbe taurino actual, los que opíparamente se reparten el pastel son todos los adláteres que rodean el orbe, que­dándose con las migajas del pastel los pobres ga­naderos y toreros.

Es una pena que los personajes imprescindibles para la celebración de la llamada Fiesta Nacional, sean los menos respetados y los más humillados en todo este mundo.

 Los ganaderos que honradamente han querido mantener un poco de dignidad en el toro son especie en extinción, pues nadie quiere el producto de su sacrificio durante años. El resto, los que se han bajado los pantalones, malviven quejumbrosos en manos de los taurinos, siendo monigotes que manipulan a su antojo y necesidad.

Hablando de ganaderos, no puedo dejar pasar esta oportunidad para felicitar a D. Adolfo Martín, y con él a todos los que con su honestidad mantienen esta raza aún, pero tengo mis dudas que esta felicitación sea muy extensa, pues si la temporada pasada le recriminé el haberse vendido a los que corrompen esta fiesta con el único afán de que le mataran las mal llamadas figuras sus toros, este año se ha dado cuenta de su error y ha vuelto par el camino de la honestidad, donde debe estar cualquier ganadero que se precie. Tal vez si algún día tuvieran el valor y sentido común suficiente, desterrarían esas poco claras agrupaciones en las que de momento se juntan, y crearían una que de verdad antepusiera, sobre todo, y sobre todos los intereses, el del toro, único elemento fundamental en la fiesta; ese día pasarían a ser pilares fundamentales en el reparto de los importantes dividen­dos de este mundo.

Si de verdad se produce un cambio, que este sea para bien en todos los sentidos, que sea esta plaza la siempre llamada «mejor Plaza del mundo»„ espejo y ejemplo de las demás, la que inicie pautas de comportamiento a imitar por el resto. La mejor plaza del mundo no puede permitirse el lujo de tener presidentes que no sean respetados en todo momento, y mucho menos que no sean ca­paces de hacer respetar en todo momento el regla­mento, en toda su integridad, por encima de los in­tereses de cualquiera. Posiblemente, el cambio debería empezar por poner en ese puesto a perso­nas profesionales, por supuesto totalmente inde­pendientes de los intereses de los taurinos, que además deberían estar totalmente respaldadas en todo por la autoridad competente.

La mejor plaza del mundo no debería permitir que cuando se anuncia una de las mal llamadas fi­guras en los carteles, el reconocimiento sea una pantomima dirigida por los acólitos que rodean a éstos, siendo los corrales un pasacalles infinito de ejemplares de desecho anteriormente elegidos por personajes sin escrúpulos. Un día hace muchos años, los que de verdad eran máximas figuras de la época supieron imponer el sorteo de los toros, arrebatándole poder al ganadero; seguiremos soñando y algún día nos encontraremos con que se producirá el sorteo a la in­versa, es decir, se sorteará qué torero debe matar los toros elegidos anteriormente, sin tener conoci­miento de quién los matará.

Es una utopía, claro, pero como todas impre­sionantemente bonita. ¡OJALÁ!. podamos ver que ésta se cumpla. La mejor plaza del mundo no puede permitir que en ella se desvirtúe en su totalidad uno de los tercios más bonitos, importante, y ahora mismo añorado, como es el tercio de varas. Jamelgos ina­decuados, drogados y privados de sus sentidos, pisan todas las tardes de festejo el albero de esta plaza, parece increíble pero nadie toma cartas en el asunto, y como siempre esto va en detrimento del elemento fundamental de la fiesta, EL TORO. Los gestores de la mejor plaza del mundo nun­ca deberían consentir que se humille a los aficio­nados y espectadores de esta fiesta, pues estos son humillados continuamente, empezando por el mo­mento en que van a sacar la entrada para asistir al mismo. No es de recibo que de 18.000 abonados solamente dejen de renovar entre 60-120, que son los abonos que se ponen a la venta cada vez que ha lugar. Siempre, éstos son los peores de toda la pla­za, cosa que no tiene pies ni cabeza, cuando el abonado no tiene derecho al cambio de ubicación en la plaza para poder mejorar, si sus deseos y po­sibilidades se lo permiten, como sucede en el res­to del mundo no manipulado. ¿Acaso los señores que tienen abonos de sombra o tienen abonos jun­tos nunca se mueren?

No es más lógico que se pueda pensar que cuando esto sucede estos no salen a la venta y se quedan en mano del empresario, gestores, amigos de unos y de otros, etc. Mucho se habla de este tema en círculos y ter­tulias de aficionados, pero nadie toma cartas en el asunto. Cuando quieres tocar el tema de la reven­ta, sale por los cerros de Úbeda hasta el más pintao.

No sería tan difícil aclarar este tema de la re­venta, sacando simplemente una lista de los abo­nos que existen cada año, supongo que en las fe­chas que estamos no es mucho pedir pero... ¿Quién está detrás de la reventa? ¿ Quién fomen­ta y se enriquece ilícitamente favoreciendo la re­venta? Tal vez otra utopía se cumpla y algún día alguno dé la cara y sepamos algo acerca del tema. La mejor plaza del mundo no debería permitir, ni por supuesto auspiciar, tanta fechoría que se co­mete, puesto que los taurinos tienen como máxi­ma: «Si en Madrid se hace, y es Madrid...». Máxima en la que se amparan para campar a sus anchas en el resto de las plazas del planeta. Por eso Madrid y su plaza de Las Ventas debe ser ejemplo y reflejo del buen hacer, lugar desde don­de se pueda empezar a reconquistar la Fiesta en todo su conjunto, coso que haga recordar a los taurinos que su imperio se desmorona, lugar don­de la verdad y belleza de la Fiesta prevalezca por encima de cualquier interés particular. Son tantas y tantas cosas que esto se hace larguísimo, la próxima seguiremos y tal vez algún día, alguna de las utopías soñadas se cumpla. ¡OJALÁ!

No me gustaría dejar pasar esta oportunidad sin tener un recuerdo especial para dos personas, VIDAL y JOSETO; uno con su pluma y el otro desde el tendido apostaron por lalucha en pos del cumplimiento de las utopías, cada uno dentro de sus posibilidades, pero siempre con la cabeza y el corazón puestos en defensa de la autenticidad de la fiesta.

Sirvan ellos, y muchos más que se han ido, como referencia y ejemplo para los que nos quedamos; tal vez no sin esfuerzo, consigamos que las utopías se cumplan.

 

 

Arriba


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.