La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>       Colaboraciones >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA
EN PELIGRO DE EXTINCIÓN
 

El aficionado a los toros dicen que está en peligro de extinción, lo más grave es que los expertos le auguran el mismo futuro que al lince ibérico, es decir, que más pronto o más tarde se extinguirán ambas especies.

 
Creo que sería buena idea el pedir a la UE fondos para la conservación del aficionado a los toros, y que también se hagan congresos y campañas de concienciación a la sociedad para intentar la recuperación a medio plazo de esta figura clave en el mundo de los toros.
 
Las causas por las cuales el aficionado verdadero a los toros está desapareciendo son muchas y muy variadas, pero la principal de todas ellas es la falta de ilusión a la hora de ir a la plaza. Hay quien se engaña viendo los abonos de Sevilla y Madrid (Pamplona es un caso aparte) llenos a rebosar tarde tras tarde por un público heterogéneo ayuno de las más elementales nociones de la lidia, al abonado le tienen las empresas secuestrada su afición, y estos no tiene más remedio que pasar por taquilla, pagar y luego montar su despacho de billetes particular para deshacerse de las entradas para los festejos que no suponen ningún aliciente en su afición, es decir, casi todos.
 
En Madrid y Zaragoza el toro si, mucho peso y muchos cuernos, pero bravura y casta que es lo que a la postre da la emoción, piedra angular de el toreo, nada de nada. Toros sueltos, tercios de varas que ni son tercios ni son de varas, se tenían que redenominar en "trámite de la vara". Los quites están acabados "per secuola secuolorum", el tercio de banderillas parece que de un tiempo a esta parte se ha rehecho un poco gracias a muchos matadores de toros que se han pasado a la plata y en numerosas ocasiones tienen un saber estar en la plaza mayor que sus jefes de oro.
 
Los toreros son todos iguales, todos hacen lo mismo, los toros tres cuartos igual y aquí el único que mantiene el cotarro es el sufrido aficionado, que además últimamente ya ni eso, cada vez pasa menos por taquilla salvo cuando es obligado a sacar el abono de 30 festejos para ver 5 de su interés.
 
Un buen aficionado a los toros se conforma con 4 verónicas ganando terreno al toro dadas con el medio pecho y jugando las muñecas bajas en una sincronía tal que por mucho que te pongas a querer explicarlo siempre acabas diciendo lo mismo: -eso es torear-.
 
Hoy en día busco desesperadamente a un torero que sea capaz de poner una plaza boca abajo toreando de capa a un toro. Mucho toreo a pies juntos, mucha chicuelina, mucho lance de capa acabado en -ina, pero torear a la verónica poco y mal.
 
Luego las corridas duran una eternidad, el toro se cae, los capotes arriba, un simulacro de puyazo, se vuelve a caer, hay que dejarlo descansar, luego lo pruebo, se cambia el tercio, los tres pares de banderillas han quedado relegado a las plazas de primera (y no a todas), brindo el toro, y se emplaza a probarlo, por abajo , por arriba, lo saco a las dos rayas, y cuando te quieres poner a torear el animal tiene la lengua arrastrando, se mueve a espasmos y en un cabezazo todos a hacer gestos con la cabeza de que esto no sirve, entre medias dos veces a echar agua a la muleta que la pobre está sequita de tanto trabajar, vamos a por el estoque, se cuadra al toro, la suerte natural, la contraria, y en cualquier terreno rápido que se me muere de un patatús, la rueda de peones, el toro se hecha y hala se acabó el primero, de reloj 25 minutos (tiempos de Madrid y Zaragoza), y el aficionado se levanta de su localidad estira su maltrecha espalda mira el reloj y piensa: -uno menos-.
 
Así tarde tras tarde, toro tras toro, torero tras torero, menos mal que de vez en cuando, mientras estás dando cabezadas o haciendo cuentas de como llegarás a final de mes sale un toro por chiqueros que le ves un galope franco y poderoso y el torero despliega su capote y todo parece tener ya sentido, la máquina de la emoción vuelve a funcionar y acabamos tan contentos, y eso que el matador escucho silencio porque mató a la enésima.
 
Salimos de la plaza más contentos que unas castañuelas después de haber estado 2.5 horas en la plaza y haber obtenido la dosis de buen toreo necesaria para volver por lo menos otros 10 festejos más, y según bajas las escaleras oyes a la gente: vaya petardo, ni una sola oreja. Esta es la nueva afición, yo la llamo "afición genérica", son muchos y rentables, tan solo se les tiene que dar en vez de dosis de buen toreo orejas a mansalva.
 
No se cual será el remedio para que el lince ibérico vuelva a ser la fiera que campee por nuestros montes como tampoco se cual será la receta para que los aficionados de verdad estén en los tendidos aportando su "saber ver toros".
 
Ojala se tomen las medidas oportunas para que ambas especies no se extingan y haya una pronta recuperación de las mismas.
 
Mientras tanto esto ha comenzado de la misma forma que acabó, mal. Toreros funcionarios, toreros del corazón, toreros que no acaban de despegar y llevan ya más de 6 años de alternativa y matan 70 corridas todos los años, toreros maratonianos, pero TOREROS, TOREROS, como el lince, en peligro de extinción. Los toros muy grandes, gordos como búfalos africanos pero todos iguales a los 3 minutos de saltar al ruedo, ayunos de casta y de poder. En fin amigos, que esto es lo que hay, veremos como empieza Valencia y Castellón, lo de Sevilla será como todos los años apariencia y silencio que no es otra cosa que el pecado taurino de omisión, y luego vendrá Madrid, que para la feria de San Isidro ya haremos un análisis completo de la feria que se avecina.
 
Ahora me voy a ver unas verónicas de Romero y Paula para que no se me olvide que hubo un tiempo en que se toreaba de capa.
 Saludos

José Manuel Flores 

 

 


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.